Quedarse (a gusto) en casa cuarentena coronavirus

La cuarentena para luchar contra el coronavirus hizo obligatorio quedarse en casa pero ¿estábamos realmente a gusto en la nuestra? Durante los días de confinamiento forzoso y aún ahora, los medios de comunicación no paran de mostrar viviendas. La deformación profesional me hace fijarme más en el interiorismo que en lo que se dice. Lo poco que se ve cuenta mucho sobre sus habitantes y su forma de vivir……

hygge quedate a gusto en casa cuarentena coronavirus

Sin entrar en juicios críticos, la conclusión es que todas las casas se parecen. No importa el poder adquisitivo: la casi totalidad tienen paredes blancas, estantes similares con más o menos libros y el mismo tipo de sofá….en su mayoría de esa marca sueca que tú sabes.

lo que cuentan las paredes de tí

Cambian algunos elementos de adorno que las personalizan un poco y las tapicerías. Pero no he visto ninguna casa cuyo interiorismo me haya parecido digno de mención. Lo que me lleva a pensar en la falta de interés por el interiorismo en este, nuestro país. Parece que las casas, se consideran más lugares de paso, en los que descansar y restaurarnos antes de volver a salir a la calle.

quedarse (a gusto) en casa

El virus ha cambiado muchos aspectos de nuestra forma de vivir. El teletrabajo es el inesperado invitado que parece se va a quedar de forma indefinida. Lo malo es que las viviendas no están del todo preparadas ni para trabajar ni para que pasemos tanto tiempo en ellas.

Por una parte y debido a nuestro nivel económico, la mayor parte de la población vive en pisos más bien escasos de metros. Por la otra, debido a nuestras costumbres y clima, preferimos invertir más en salir que en tener viviendas agradables y verdaderamente personalizadas. En países más ricos que el nuestro, está más generalizada la vivienda con más metros y algo de jardín. Tierras norteñas de nivel económico elevado y baja luminosidad, en las que el clima no acompaña la mayor parte del año. La consecuencia: viven más hacia dentro y cuando socializan, lo hacen de casa en casa. Así, tienen una cultura más arraigada por el cuidado de sus residencias, porque pasan mucho tiempo en ellas.

estar a gusto en casa cuarentena coronavirus cómo estar a gusto en casa
¿la oficina en un rincón de la cocina?

Algo de su tradición por el interiorismo y sus costumbres se nos ha podido “pegar” a través de las diversas multinacionales que pueblan los centros comerciales. Mediante revistas de decoración y redes sociales, nos llegan conceptos como el hygge o el cocooning, que hablan de quedarse a gusto en casa. Pero no dejan de ser elementos testimoniales que no terminan de echar raíces. Aquí, se ha preferido, hasta ahora, hacer vida fuera de casa.

La vida post cuarentena

Es un hecho, que el dichoso coronavirus ha cambiado ya nuestras vidas. Desde que salimos del confinamiento, nada es como lo era antes. Las mascarillas son ya un complemento de moda.

Dicen expertos en la materia que puede surgir un nuevo orden mundial y habrá que ver de qué forma se vuelve a poner en marcha las economía.

El confinamiento está demostrando que se puede tele trabajar, reunirse o dar clase, incluso tomar el aperitivo con la familia on line.

vivir con menos

La cuarentena también nos ha recordado que se puede vivir de una forma más sencilla. Que no hace falta estar consumiendo constantemente para sentirse a gusto. Estar contentos con lo que se es y se tiene, vale más que mil compras compulsivas. Mejor poco y bueno y a poder ser local.

Interiorismo post coronavirus

Bill Gates, predijo en 2015 que la siguiente catástrofe global, sería un virus infeccioso. Parece también de lo más premonitorio, que el primer estilo propio a la Era Digital sea el Resimercial. Una mezcla entre lo residencial y lo comercial que se está implantando en muchas empresas, entre ellas Microsoft. Lo hacen para que el trabajador se sienta como en casa.

diseño resimercial oficinas empresas digitales

Hogar dulce oficina

Igual va a ser al revés: que tengamos que habilitar espacios de trabajo en nuestras viviendas. Una vuelta al concepto medieval de las casas, que combinaban residencia con trabajo. Espacios compartidos con pocos muebles, pero versátiles. Un interiorismo, que como el Resimercial, borraba las fronteras entre lo laboral y lo doméstico

Enfoquemos en la solución, no en el problema

Aprovecha el momento para dar una vuelta a tu casa. No se trata de dinero, sino de conservar lo que de verdad te gusta y te hace falta. Se trata de reutilizar, poner al día los objetos, dándoles una segunda oportunidad. Ya no se puede seguir tirando todo como si no hubiera un mañana.

Reorganiza. Pon en orden los espacios para que funcionen mejor. Limpia armarios y quédate con lo que de verdad utilizas. Verifica que la iluminación es la correcta para cada función. Armoniza por colores y elementos. Aprovecha para pintar o empapelar las paredes. Haz que tu casa sea un reflejo de tu personalidad y en la que te sientas bien. Tiene pinta de que vamos a tener que pasar bastante más tiempo dentro de ellas. Quédate (a gusto) en casa durante esta cuarentena y por qué no, siempre.

Si no te ves capaz de encontrar la forma de encontrar la forma de tener un espacio para trabajar cómodamente desde casa, quizá sea el momento de solicitar ayuda externa. Un servicio de Coaching Deco. Debe de haber alguna forma de organizar un sitio en el que puedas trabajar de forma organizada e independiente.

aviso legal política de privacidad

The following two tabs change content below.
transformo espacios para mejorar tu calidad de vida optimizando tus recursos
error: Content is protected !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad