greenwich hotel nueva york tribeca

Wabi Sabi equilibrio y resiliencia frente a la fastidiosa perfección

wabi sabi kintsugi resiliencia equilibrio belleza imperfecta
Kintsugi: el Arte de reparar las heridas

Frente a la fastidiosa perfección, la imperfección es belleza: frase que puede resumir el Wabi Sabi. Un concepto estético y espiritual japonés, que más que intentar comprender, tiene que ser vivido.

Como esas plantitas que crecen entre las grietas de secos bloques de hormigón, el Wabi Sabi, junto con otras filosofías de vida como el Hygge, tratan de abrirse camino en nuestro mega giga mundo sumergido de virtualidad y tecnología.

¿de dónde viene el Wabi Sabi?

Sus raíces están en el delicado y sutil universo de la ceremonia japonesa del té.  Allá por el siglo XV, en el Imperio del Sol Naciente, estaba muy de moda una ceremonia de té fastuosa, que utilizaba perfectos y lujosos objetos, importados de China.

Murata Shuko,estudioso de las teorías Zen, como reacción a tanta ostentación, creó una ceremonia sencilla con utensilios de fabricación nipona y artesanal…..muy imperfectos y sobre todo autóctonos.

Si Wabi hace referencia a la plenitud y a la modestia que se puede sentir al observar la Naturaleza, Sabi es la pátina que deja el tiempo.

Una mezcla de conceptos con los que ver la vida desde una sobriedad controlada, pero con la capacidad de encontrar la belleza en lo humilde e imperfecto.

El Kintsugi

Poético Arte de la reparación de objetos que pone el pensamiento Wabi Sabi en imágenes. No se esconden las marcas sino que se ponen de relieve imperfecciones que se rellenan de polvo de oro. Cicatrices que convierten el objeto roto en algo más bello, simbolizando así el comienzo de un nuevo ciclo.

Resiliencia y aceptación. Aprender a vivir con las heridas, poniéndolas en valor.

Interiores Wabi Sabi

Un espacio digno de ese nombre no esconde la edad de los objetos y materiales. Al contrario, se siente orgulloso de sus arrugas e imperfecciones.

Rústica simplicidad y belleza imperfecta de lo artesano, sobre fondo de colores naturales. Interiores en los que no hay sitio para lo superfluo y lo ostentoso.

Espacios en los que se mantienen los materiales y objetos, dándoles una segunda oportunidad. Puertas agrietadas que no terminan de encajar perfectamente, pero que cumplen su función.

Cosas llenas de arrugas que cuentan su pasado.

He tomado como ejemplo de interiorismo Wabi Sabi este espacio de estar, que se encuentra en un hotel neoyorkino.

Parece incongruente ilustrar un pensamiento que promulga la sencillez con el ejemplo de un establecimiento de lujo. A mi modo de ver, es de lo más evocador. Algunos hoteles, como el mencionado o The Mob Hotel en París, y algunas cadenas como Nobu, están optando por este nuevo concepto para los hoteles. Ofrecen un oasis de paz en medio de las grandes ciudades. Espacios acogedores y un trato humano que te hacen sentir como en casa.

El interiorismo de los hoteles suele ir marcando tendencias. Son como la pasarela de moda del interiorismo. Como en la ropa, los hay para todos los gustos, pero como siempre están quienes acaban marcando las modas.

Fruto de las corrientes higienistas victorianas, los grandes palace de principios del siglo XX ofrecían cuartos de baño con agua corriente, también caliente. Para unos; espléndido signo de modernidad. Los anclados en lo tradicional vieron semejante extravagancia una moda pasajera.

Hoy las cadenas hoteleras más punteras se suman a la tendencia de lo natural y sostenible….una vida sencilla como exquisitez

Equilibrio y armonía

Entre lo nuevo y lo viejo, lo gastado y lo recién fabricado. Lo tradicional y lo moderno. Los interiores wabi sabi son otra de las tendencias que conforman el Mix and Match. El estilo Ecléctico del siglo XXI, que no puede sino intentar acomodar lo ya fabricado.

La arruga es bella

lavavo thonet wabi sabi belleza imperfecta madera agrietada mosaico vidrio reciclado ezarri
lavamanos Thonet reconvertido en reforma integral por Ane Valverde Interiorismo

Parece que despertemos de un disneySueño en tecnicolor, en el que si no eres joven, rico, delgado y sobre todo permanentemente feliz, no eres nada….Años de una estética y modelo de vida impuestos por quienes han creado la economía que está destruyendo el planeta.

Quiero pensar, siempre optimista, que la emergencia climática y la actual situación de parón al que nos ha obligado el microscópico covid 19, van a acelerar el cambio.

Adiós a no aceptar el inexorable paso del tiempo.

No más buscar en la acumulación de riqueza la felicidad. Un estado de sonrisa permanente, que pese a quien pese es efímero.

Bienvenida, de vuelta, aquella forma de vida no tan lejana, en la que nos conformábamos con muy poco y comprendía mucho más que somos Naturaleza.

Se reparaba en lugar de tirar. Se aceptaba la existencia del sufrimiento y el esfuerzo. Se asumían y aceptaban los defectos.

Sabiduría ancestral, que los japoneses llaman Wabi Sabi. Nada es ni completo ni eterno y mucho menos perfecto….y la verdad, es más fácil de vivir así.

Interiorismo Wabi Sabi: Antes y Después de una cambio de imagen total manteniendo al máximo lo existente en un turismo rural en Tarragona

aviso legal política de privacidad

The following two tabs change content below.
transformo espacios para mejorar tu calidad de vida optimizando tus recursos
error: Content is protected !!
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies