madera material óptimo y de futuro

silla de madera sobre fondo de leños eme be garrote

Hace unas semanas, acudí a unas jornadas sobre madera, “Zura eta Egurra”  en la fundación Orona ¿sobre madera? pero si todos sabemos qué es: es ese material que está en muchos de nuestros interiores en forma de imitación. Y es que hay poca madera de verdad y mucha imitación. La madera nos gusta pero nos asusta : se ha convertido en una desconocida.  La era industrial y sus palabras clave rápido, fácil y sin esfuerzo  han sido el abono perfecto para que los materiales prefabricados lo hayan invadido prácticamente todo. Un frenesí de modernidad que echó a patadas a la madera. En menos de un siglo, la madera pasó de ser onmipresente a ser testimonial o aparecer en forma de “melamina Roble” en nuestros interiores.¿quién contaría aquello de: la madera da mucho trabajo, tiene mucho mantenimiento, es delicada, no aguanta tanto como otros materiales?  

eligiendo un roble con la forma adecuada para fabricar un elemento del barco Proyecto Albaola

Escuchando las historias de quien se resiste a que la memoria quede sepultada bajo tanta modernidad, sentí pena al pensar en la estupidez humana. Porque de estúpidos es olvidar en una nada, un saber hacer milenario. Una tecnología que permitió la construcción de edificios de estructura de madera que siguen en pie después de cientos de años y de unos barcos con los que nos abrimos al mundo.
Contó Xabier Agote, alma  del proyecto Albaola, que los restos de madera del barco que se hundió en Canadá hace 500 años, siguen duros y apenas tienen nudos. Conseguían un material excelente y duradero, porque cuidaban el árbol durante su crecimiento, las ramas eran guiadas para que tomaran la forma necesaria, evitando así cortes y uniones, y cortaban los árboles en un momento determinado de las fases lunares.

Nos convencieron de que  fácil, rápido, barato, usar y tirar: son sinónimos de mejor  y muy moderno. Pésimas han sido las consecuencias. Hemos olvidado usos, gestos y oficios que nos beneficiaban, y hemos convertido el planeta en un basurero.

calidad interiorismo reutilizar elementos en una reforma
puertas recuperadas en la reforma de una vivienda antigua: optimizando recursos, diseño Ane Valverde Interiorismo

 ¡Cuántos maravillosos materiales acaban en los vertederos  porque ya no se saben arreglar, adaptar y reutilizar!  Muchos de los que se llaman carpinteros, son poco más que montadores de elementos prefabricados, que usan el formón sólo para abrir el pan del almuerzo. Todos estamos metidos en un círculo vicioso: queremos una puertas que se monten rápido, baratas y que parezcan de madera maciza . Y de nuevo la madera, en el fondo la anhelamos, está en nuestro ADN .

La era industrial contó hace tiempo sus últimas historias. Las claves de la nueva en la que estamos entrando, son bio y eco. Es más que tendencia el deseo de un retorno a la naturalezaPura cuestión práctica.  Recuperando el bosque, reduciremos las emisiones de CO2, y podremos generar energías renovables.  “Usemos la tecnología de las plantas, resolviendo como ellas sus problemas de acarreo de agua, soporte de cargas… ” explicó Gustavo Vargas, investigador de la UPV.

TRADICIÓN + INNOVACIÓN= SOSTENIBILIDAD

son los pilares de las sociedades más avanzadas. Combinemos antiguo y actual, la madera con los nuevos materiales. Volvamos a relacionar madera con tecnología y eficiencia ¿porqué no una bici de madera? 

Seamos realmente modernos, recuperando lo que era útil en el pasado y combinándolo con las nuevas tecnologías. Ciertas tendencias pueden motivarnos a ser optimistas. Disfrutar de tener menos pero de mejor calidad es ya una tendencia social, volvemos a apreciar lo que es de verdad.

Que vuelva la poesía, seamos sensibles de nuevo, humanos cercanos a la naturaleza. Estoy deseando ver completo el documental  “Gutik Zura”  un viaje desde la antigüedad al futuro en la relación persona/ madera que se presentará de forma oficial en la próxima edición del Festival de Cine de San Sebastián. Contó su director, el bertsolari Jon Maia, la experiencia vivida en las lejanas, frías e inhóspitas aguas canadienses, a las que llegaron en una embarcación de madera:  se sintió como en casa navegando dentro de unos árboles que habían crecido en la misma tierra que él.

 piensa en bosque 

error: Content is protected !!